viernes, 25 de enero de 2013

Entre luz y tinieblas

Alguien me estaba observando, es una sensación perturbadora cuando estás muerta.
Pese a no sentir el papel entre los dedos, ni oler la tinta, ni saborear la punta de un lápiz, veía y olía el mundo con la misma claridad que los Vivos. Ellos, en cambio, no me veían como una sombra o un vapor flotante. Para los Vivos, era aire vacío.
O eso pensaba...
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario